Industria

La siesta de la F1 cuestiona las inversiones de empresarios y políticos

A aquellas tardes de domingo en las que las aburridas carreras de Fórmula 1 se convertían en el momento ideal para dormir la siesta

GPF1

GPF1

Redacción Coche Global

12.05.2014 08:37h

2 min

El domingo, muchos telespectadores tuvimos la sensación de que viajábamos al pasado. A aquellas tardes de domingo en las que las aburridas carreras de Fórmula 1 se convertían en el momento ideal para dormir la siesta. Sorprendentemente, más de cuatro millones de espectadores, un 33% de audiencia, aguantaron estoicamente frente al televisor para ver una competición en la que el resultado final se conoce de antemano por la tiranía de Mercedes, que puede poner en cuestión las expectativas de las inversiones multimillonarias de empresas y de los políticos que buscan réditos a las subvenciones.

En el Gran Premio celebrado ayer en Montmeló estuvieron los personajes habituales como el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y alguno más como el presidente de Daimler, Dieter Zetsche, o el de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, o el piloto de Moto GP de Yamaha Jorge Lorenzo y el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Todos iban en busca de rentabilizar las inversiones privadas y las subvenciones públicas destinadas a la Fórmula 1. 

La nueva reglamentación introducida esta temporada por la organización de Bernie Ecclestone para reducir el dominio de Red Bull le ha salido por la culata porque no contaba con que los alumnos aventajados de Mercedes sacaran mucho más provecho hasta el punto de anestesiar la competición. El problema llega en un momento especialmente inoportuno para Telefónica por su apuesta por retransmitir la F1 en su nuevo canal de pago para el que ha llevado a cabo fichajes como el del periodista Josep Lluís Merlos.

El sarcástico programa de motor de la BBC Top Gear propone una solución para devolver el atractivo a las carreras de F1: adaptar el juego de las sillas al pit lane. Queda eliminado el coche que no encuentre un garaje cuando suene la música. A grandes males, grandes remedios.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.