Industria

Contratos y despidos 'just in time' en las fábricas de coches

DSC_0222

DSC_0222

Redacción

14.03.2014 06:30h

3 min
Los primeras espadas de las multinacionales del sector de la automoción con fábricas en España han justificado su interés por el país por la devaluación interna y también por la flexibilidad conseguida en sus plantillas. La devaluación ya es un hecho con dobles escalas generalizadas que permiten contratar con un ahorro comprendido entre un 20% y un 30%. La tan elogiada y criticada flexibilidad laboral también empieza a notarse con una estrategia just in time aplicada al terreno laboral calcada de la que se implantó en los suministros de los proveedores hace décadas.


El último ejemplo lo ha dado Seat, cuyo presidente, Jürgen Stackmann, elogiaba el valor de la flexibilidad laboral en una reciente entrevista en El Periódico. La firma ha llevado a cabo varios cambios de rumbo en cuestión de pocos meses para adaptar su capacidad y estructura a las fluctuaciones de la demanda. En septiembre pasado empezó a aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que suponía, sobre el papel, enviar a casa a unos 500 empleados y parar las líneas de producción durante varios días hasta este año. Poco después de empezar a aplicar el ERE, se comprobó que los diseñadores del mismose habían pasado de frenada porque la cifra de empleados afectados se fue reduciendo hasta languidecer en nivel simbolico y, finalmente, su retirada al constatar que era innecesario.



Unas semanas después, la dirección de Seat presentó un ERE para despedir a 300 empleados de oficina que finalmente concluyó con un pacto para unas 200 prejubilaciones. Y acto seguido, la filial de Volkswagen opta por encargar a una ETT la contratación de 450 empleados para cubrir un semiturno nocturno con el que hará frente a un aumento de pedidos del modelo León. ¿Cuál será el siguiente paso?



El resto de marcas tambien exprimen al máximo las posibilidades de flexibilidad de contratación y de mover jornadas de trabajo para adaptarse just in time al ritmo de sus concesionarios. En la fábrica de Nissan de Barcelona, unos 300 jóvenes se han incorporado a otro semiturno con un horizonte temporal de unos meses cuya continuidad dependerá de las ventas de los modelos que produce.

Previsiones poco fiables

Otras fábricas de marcas que han decidido invertir en España han iniciado las contrataciones para producir los nuevos modelos asignados, como Ford en Almussafes, que prevé llegar a la velocidad de crucero a final de este año o principios de 2015.



A falta de previsiones más acertadas o estables y de un mercado más boyante, esa flexibilidad laboral se ha convertido en un factor esencial para los fabricantes, que tienen la capacidad de aumentar o rducir plantilla sin pillarse los dedos. El precio son trabajos temporales en un sector que históricamente se ha caracterizado por la estabilidad de su mano de obra. Un veterano directivo del sector como Juan Llorens, expresidente de Seat en los años duros de inicio de los 90, definió gráficamente su objetivo: "Queremos una fábrica que respire". Finalmente, sus sucesores lo han conseguido.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.