Industria

Hollande hurga en la herida del CO2 de los fabricantes alemanes

Hollande

Hollande

Redacción

06.10.2014 07:59h

2 min
París acaba de constatar que sólo el Salón del Automóvil de Ginebra es neutral. La pugna entre fabricantes de automóviles franceses y alemanes está al rojo vivo, tal como se ha podido comprobar en el salón de la capital francesa. El presidente de la República, François Hollande, aprovechó su visita al salón para hurgar en la herida de Volkswagen y del resto de fabricantes alemanes que ven las exigencias de reducción medioambientales como una amenaza.


François Hollande escucha a Carlos Ghosn (Renault-Nissan). FOTO: ELYSEE

En lugar de una inauguración al uso con una visita al recinto ferial, Hollande optó por inauguración a la francesa. Se limitó a estrechar la mano de los directivos de las compañías francesas, que de hecho son sociedades semipúblicas en las que el Estado francés tiene una participación accionarial del 15% en Renault y el 14% en PSA (Peugeot-Citroën). 

"Francia será uno de los pilares, uno de los ejemplos, y un modelo de fabricación de vehículos con bajo consumo y de vehículos eléctricos", indicó Hollande durante su visita al pabellón número 1 del recinto ferial situado en la Puerta de Versalles. Para dejarlo claro, anunció un superbonus de 10.000 euros para coches eléctricos que puede rebajar los precios de venta por debajo de modelos convencionales.



Hollande hizo esta declaración de principios poco después de que el primer fabricante de vehículos europeo, el grupo alemán Volkswagen, advirtiera de que un aumento de las exigencias europeas de reducción de las emisiones de CO2 puede poner en peligro el tejido industrial. "Intentaremos mantener los 580.000 empleos en 119 fábricas que tenemos en Europa y para ello contamos con la política", aseguró Martin Winterkorn, presidente de Volkswagen, a su llegada a París, el territorio de sus competidores abanderados de la movilidad eléctrica. 

Alemania, peor que Francia

El pulso entre franceses y alemanes se aprecia incluso en el dossier de prensa que entrega el salón a la prensa, en el que aparece el ranking de emisiones de CO2 y de consumo de carburante medio en cada país. Francia está situada en el tercer puesto con un consumo medio de 4,59 litros a los 100 kilómetros, sólo por detrás de Portugal y Noruega y mucho mejor que Alemania, con 5,46 litros. España ocupa el séptimo lugar con 4,83 litros. 

En cuanto a la emisión media de CO2, Francia es el quinto país con 114,73 gramos por kilómetro frente a los 133,80 de Alemania, situada en el puesto número 18. España es el noveno país con 120,65 gramos.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.