Industria

Cómo reducir un 45% el peso de los coches eléctricos

El Centro Tecnológico de Automoción de Galicia lidera un proyecto europeo de nuevos materiales para los vehículos electrificados

Fábrica de Stellantis en Vigo / PSA

Fábrica de Stellantis en Vigo / PSA

José Del Barrio

05.03.2021 10:00h

3 min

Los coches eléctricos tienen muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes. Uno de ellos es el peso elevado que tienen que soportar debido a las baterías, lo que acaba perjudicando el consumo y, por tanto, reduciendo la autonomía que puede recorrer. Por ello, la tendencia en el sector de aligerar el peso de los vehículos cobra ahora una importancia decisiva para el despegue de la movilidad eléctrica. Un proyecto europeo liderado desde Galicia se ha propuesto como objetivo reducir en un 45% el peso de la plataforma para vehículos eléctricos gracias a la utilización de nuevos materiales.

El Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) lidera un proyecto europeo que busca mejorar la eficiencia y la autonomía de los vehículos eléctricos mediante la disminución del peso general del vehículo, según anunció la entidad. 

El proyecto ALMA, de una duración de tres años, desarrollará una nueva plataforma más ligera de vehículo eléctrico de batería con un 45% menos de peso que un turismo de referencia, manteniendo la eficiencia en costes característicos de este sector. Para conseguirlo, combinará aceros avanzados de alta resistencia, laminados metálicos híbridos y compuestos estructurales, caracterizados de forma experimental y virtual con herramientas de modelización multi-escala.

Coches 100% reciclables

Además de mejorar la eficiencia, el proyecto ALMA busca un cambio en la tradicional concepción lineal de la cadena de valor en la industria de la automoción, al promover su transformación hacia un sector en el que la economía circular sea un elemento tractor, explica su coordinadora, Raquel Ledo. Adoptará los principios de la economía circular desde las etapas iniciales del proyecto a través de la aplicación de estrategias de ecodiseño, para crear así una nueva plataforma de vehículo 100 % eléctrico que sea “hecha para ser reciclada”.

Con este objetivo, utilizará una tecnología de adhesión estructural reversible para permitir la separación eficiente de los componentes al final de su vida útil, permitiendo de ese modo su posterior reparación y reutilización todas las veces que sea posible. Además, se integrará un innovador sistema de monitorización de la salud estructural de los componentes de la carrocería, basado en emisiones acústicas, para detectar y localizar daños mientras el vehículo esté en servicio.

Financiación europea

En la iniciativa, denominada ALMA, acrónimo en inglés de procesos y materiales ligeros avanzados para el ecodiseño de vehículos eléctricos, y financiada por la Unión Europea (UE), participan cinco empresas privadas, tres centros de investigación y una asociación internacional.

Estos son, aparte del CTAG, Arcelormittal (Francia), Ford-Werke (Alemania), Innerspec Technologies Europe (España), BATZ S. Coop. (España), RESCOLL (Francia), Fraunhofer Gesellschaft zur Foerderung der Angewandten Forschung E.V. (Alemania), Nederlandse Organisatie voor Toegepast Natuurwetenschappelijk Onderzoek TNO (Países Bajos) e ISWA-International Solid Waste Association (Países Bajos).

Hoy destacamos