Tendencias

Un viejo Fiat Panda solidario desafía el Dakar

El emprendedor Juan Morera, fundador de Moma Bikes, participa en el rally en un proyecto para entregar 500 bicis a estudiantes de Senegal

Fiat Panda solidario del Dakar Classic

Toni Fuentes

16.11.2021 00:05h

3 min

Las dunas del desierto de Arabia Saudí serán el escenario de un nuevo Rally Dakar pero también de una prueba paralela para coches clásicos en la que participa un equipo singular. El emprendedor catalán Juan Morera, que ha creado la potente firma de fabricación y venta de bicis Moma Bikes, se ha marcado dos importantes retos: correr el rally con el coche más pequeño, un Fiat Panda de 1991, y lograr los fondos necesarios para un proyecto solidario.   

"Habíamos corrido algún raid con Panda y teníamos buena experiencia. El hecho de llevar el coche más pequeño nos da un plus de cara a interesar a los patrocinadores. Corremos con el coche más pequeño pero tenemos el proyecto más grande", explica Morera en los días previos al embarque para dirigirse hacia Arabia. 

El pequeño Panda tiene por delante un enorme desafío, enfrentarse a etapas de 600 a 800 kilómetros del 2 al 14 de enero de 2022 y conseguir la financiación necesaria para entregar 500 bicis a estudiantes de enseñanza secundaria de Senegal con el fin de reducir el tiempo de desplazamiento hasta el instituto y reducir el absentismo escolar.

500 bicis para estudiantes

"En bici los estudiantes de instituto tardan unos 40 minutos en ir de su casa al centro de estudio en lugar de varias horas", asegura el emprendedor y piloto del Fiat Panda, en el que irá acompañado por la copiloto Lidia Ruba, que también es su pareja. Además, contarán con un equipo de tres tripulantes a bordo de un viejo Pegaso egipcio que compite en la categoría de camiones y que ejercerá las funciones de asistencia.

De las fábricas de Moma Bikes sale un modelo que solo se puede ver en la región de Fatik en Senegal. Se trata de la Baobike, una bici a prueba de carreteras y pistas africanas, "muy robusta, con ruedas macizas, sin cambio de marchas, con unos buenos frenos, un sillín que sube mucho y fácil de reparar", según explica Morera, que siguió las indicaciones de la organización Bicis sin Fronteras. De momento ya se han entregado 1.600 bicis que han beneficiado a más de 5.000 alumnos y han permitido crear 13 puestos de trabajo. 

Morera ha puesto al servicio de este proyecto su experiencia al frente de Moma Bikes, que ha incrementado sus ventas por internet hasta más de 60.000 vehículos con una facturación de más de 20 millones. En esta iniciativa, Morera también da rienda suelta a su pasión por el motor, que ha vivido desde que era pequeño con incontables horas en el taller mecánico de su padre. 

Reto para el pequeño Panda

Sus conocimientos de mecánica y de pilotaje seguro que le serán útiles con el minúsculo Panda en la arena del desierto, en la que se podrán a prueba sus 100 caballos de potencia con solo 950 kilos y sus adaptaciones, que incluyen un chasis reforzado y una suspensión adaptada al terreno del Dakar. 

"Lo importante es que sea muy robusto y fiable, como las bicicletas. Nuestro objetivo es llegar al final", asegura un realista Juan Morera, que es consciente de que el Panda es el más pequeño y menos potente entre los 139 coches inscritos. Una buena parte de esos rivales han competido en la larga trayectoria del Dakar. Al ser la nueva versión para clásicos, la prueba se basa en la regularidad y no en la velocidad, lo que da más seguridad, según Morera.

La elección del popular utilitario de la marca italiana, convertido con los años en el 4x4 más asequible del mercado, se ha convertido, además de un argumento para atraer a los patrocinadores, también en un reto. "En 1984 y 1985 hubo en el Dakar dos expediciones con tres Panda cada una pero ninguno de ellos consiguió acabar -relata Juan Morera-. Me dijeron que no lo intentara porque no iba a acabar, y eso me motivó todavía más a correr con un Panda".

Hoy destacamos