Tendencias

¿Por qué el tataranieto de Ford quiere suprimir las berlinas?

También pretende reducir sus inversiones centrándose en los productos más rentables y, de esa manera, mejorar su margen de beneficio

El consejero delegado de Ford, Jim Hackett y el presidente de Ford, Bill Ford

El consejero delegado de Ford, Jim Hackett y el presidente de Ford, Bill Ford

Redacción Coche Global

10.05.2018 19:57h

2 min

Era previsible e inevitable que el tataranieto de Henry Ford tuviera que responder algunas preguntas sobre la revolución anunciada en la marca decana del automóvil de masas. Bill Ford, presidente de Ford, ha defendido la drástica decisión anunciada hace unos días de dejar de producir y vender berlinas y coches compactos en los próximos años. La pregunta obvia que le han hecho en la junta de accionistas es porqué el descendiente del fundador de Ford quiere cargarse los modelos clásicos de vehículos.

Ford no se retira

"Hemos estado escuchando a nuestros clientes y mirando los cambios en el mercado. Hacemos apuestas donde pensamos que ustedes, los accionistas, pueden lograr un mejor retorno", ha indicado Bill Ford durante la junta anual. Pero el presidente ha hecho hincapié en que ese replanteamiento no quiere decir que Ford se retire, "nada más lejos de la realidad", ha indicado para salir al paso de la polémica y, de paso, de la presión sobre la cúpula de Ford por el fuerte descenso del precio de las acciones sufrido en los últimos años.

"Estamos reinventando el sector del automóvil"

El consejero delegado de Ford, Jim Hackett, le echó un cable a su presidente al indicar que el objetivo del replanteamiento de las versiones sedán y los modelos compactos responde al interés por "dar a los clientes lo que realmente quieren". "Simplemente estamos reinventando el sector del automóvil norteamericano", ha añadido.

Ford busca más rentabilidad

Además de centrarse en los nuevos gustos de los consumidores de Estados Unidos, que demandan las clásicas 'pick up' y los nuevos todocaminos (SUV), Ford también pretende reducir sus inversiones centrándose en los productos más rentables y, de esa manera, mejorar su margen de beneficio y así empujar al alza las acciones de la compañía, situadas en un nivel "ridículamente bajo", según denunció un accionista.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.