Eventos

Pesadilla de Volkswagen en el Salón de Detroit

wpid-wp-image-718061776jpg.jpg

wpid-wp-image-718061776jpg.jpg

Redacción Coche Global

11.01.2017 21:43h

2 min

Volkswagen ha presentado en el Salón de Detroit una interesante furgoneta eléctrica basada en la mítica Combi y los SUV Atlas y Tiguan XL. Pero esas novedades han quedado eclipsadas. La marca ha sufrido una pesadilla en el Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS) un año y cuatro meses después de que estallara el escándalo del Dieselgate. Los directivos del grupo alemán tienen que vigilar sus espaldas para comprobar si les sigue un SUV negro del FBI. Ha sido la penitencia que han tenido que vivir después de la detención del representante de Volkswagen en la investigación iniciada en 2014 por la Agencia de Medio Ambiente de California por los niveles altos de emisiones de gases que acabó con la confesión del grupo de que hizo trampa. [fusion_builder_container hundred_percent="yes" overflow="visible"][fusion_builder_row][fusion_builder_column type="1_1" background_position="left top" background_color="" border_size="" border_color="" border_style="solid" spacing="yes" background_image="" background_repeat="no-repeat" padding="" margin_top="0px" margin_bottom="0px" class="" id="" animation_type="" animation_speed="0.3" animation_direction="left" hide_on_mobile="no" center_content="no" min_height="none"][embed]https://www.youtube.com/watch?v=3Qq8PS-2wX8[/embed]

CON EL FBI EN LOS TALONES

El presidente de la marca Volkswagen, Herbert Diess, ha sido el máximo representante de la compañía en ausencia del número uno del grupo, Matthias Müller. "Estoy aquí", dijo Diess al llegar a Detroit en tono desafiante en respuesta a los rumores que apuntaban a una inminente detención de directivos de Volkswagen que luego se confirmó. La ausencia de Müller llamó la atención de todos después de que sí acudiera al salón más importante de EEUU en enero de 2016, en plena convulsión por el reciente estallido del Dieselgate. Mientras el responsable de vetas de Volkswagen y expresidente de Seat, Jürgen Stackmann, intentaba dar una imagen optimista hablando de "un gran momento" para la marca, el grupo negociaba los últimos detalles de un pacto para asumir una multa de 4.500 millones de dólares que se suma a 15.000 en compensaciones a clientes y en mejoras medioambientales y la justicia de EEUU caía sobre el ejecutivo detenido y otros que han sido imputados por ocultar la trampa instalada en sus motores diésel.

OCULTACIÓN DE LA TRAMPA EN LOS MOTORES

La fiscalía sostiene que la alta dirección de Volkswagen tardó meses en confesar. La última aparición en público del entonces presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, a mediados de septiembre de 2015 en el Salón de Frankfurt, se produjo solo unos días antes de que las autoridades de EEUU destaparan el caso. El vía crucis de Volkswagen en  parece no tener fin, a diferencia de la situación en Europa, donde el grupo alemán ha esquivado las multas y las compensaciones millonarias e intenta pasar página con rapidez con la resistencia de la Comisión Europea.[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.