Tendencias

Divorcio a la madrileña en el automóvil

Salon-Madrid

Salon-Madrid

Redacción

26.04.2013 08:37h

2 min
La página web de la institución ferial de Madrid (Ifema) anuncia que el próximo Salón del Automóvil de la capital española se celebrará entre el 22 de mayo y el 1 de junio de 2014. Queda todavía un año hasta esas fechas, pero ese salón está ya herido de muerte debido al divorcio a la madrileña entre Ifema y la Asociación de Fabricantes de Automóviles (Anfac).

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, dejó helados el jueves 25 de abril a los directivos de Fira de Barcelona y de varias marcas de coches que participaban en la presentación del Salón del Automóvil de Barcelona al dictar sentencia en una vieja disputa entre dos eventos. "En España no hay espacio para un salón de primer nivel cada año, en Barcelona y Madrid, y la fórmula de un salón low cost no existe. Se impone un único salón y la trayectoria histórica la tiene Barcelona y no Madrid".

Salón de Madrid de 2012. IFEMA

Se puede decir más alto, pero no más claro. Las marcas con fábricas de coches en España, que lideran el sector por el peso económico que suponen, han dado la espalda a Ifema. En esta decisión ha influido la crisis y las restricciones que provoca en los presupuestos de márketing pero también una evidente desafección entre el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento y Anfac y, en general, la industria madrileña. 

Los industriales se sienten menospreciados por los dirigentes políticos de Madrid, que se dejan encandilar por empresas arribistas encuadradas en los servicios. Ese divorcio a la madrileña y la pareja de hecho entre Anfac y Fira de Barcelona es beneficiosa para los intereses de Catalunya, como evidenciaban ayer algunos directivos de la institución ferial catalana con una sonrisa más que evidente. 

Pero Barcelona no puede cantar victoria tan fácilmente porque, después de la edición de este año en la que únicamente habrá representadas 22 marcas y muchas de ellas a través de concesionarios locales el futuro del Salón del Automóvil de la ciudad sigue siendo incierto. La muestra lo tendrá muy difícil para conservar su hueco en el mapa mundial de salones de primer nivel de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA). Tendrá que luchar contra las multinacionales del sector, que son las que al fin y al cabo deciden que ciudades aparecen en ese mapa.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.