Tendencias

Bye Bye Europe. El automóvil de EEUU se escapa

Redacción

05.12.2012 09:48h

2 min

No hay color. Miedo en Europa, euforia en Estados Unidos. Las cifras de ventas de noviembre han agrandado la brecha entre los dos grandes mercados mundiales y sus políticas económicas en las antípodas.

Tras el paso del huracán Sandy, el mercado automovilístico estadounidense vive lo que algunos califican de "tormenta perfecta". Las matriculaciones crecieron el 15% en noviembre y alcanzaron 1,1 millones de vehículos y en el conjunto del 2012 suben un 14%. 


Esas cifras generan vértigo y envidia en Europa, donde los principales mercados se encuentran ya claramente en caídas más o menos profundas. Francia sufrió un descenso de las matriculaciones de casi el 20% que ha saturado ya todas las alarmas encendidas desde hace meses. Alemania registró un descenso del 3% y prevé cerrar el 2012 con una disminución también en ese nivel. Y España, a pesar del PIVE, cayó un 20,3%, una cifra similar a la de Italia.

¿A qué se debe la diferencia entre Europa y EEUU? A la situación económica y a las políticas que hay detrás de ellas. Mientras en EEUU se optó por hacer el saneamiento financiero de forma rápida y expeditiva, en Europa se está haciendo lenta y desordenadamente. La consecuencia es que en EEUU se puede comprar ahora un coche con un crédito fácil de conseguir a un interés del 3% o el 4% y en España es difícil conseguir financiación y a un tipo abusivo que puede rondar del 7% al 9%. 

Y lo que es más importante. La política económica de Obama ha permitido que la confianza de los consumidores se encuentre en un nivel récord similar al que había antes del inicio de la crisis. El Salón del Automóvil de Los Angeles está capitalizando el buen momento del sector en EEUU y prevé lograr un nuevo máximo de visitantes que rozará el millón de personas, la misma cifra que había en el 2006, antes de la recesión. El segundo salón de EEUU después del de Detroit está más enfocado al consumidor, con un total de 42 marcas que ofrecen unas 50 primicias mundiales o en el país.

En Estados Unidos hay ganas de comprar, hay consumidores porque el paro se mantiene moderado y hay facilidades para adquirir coches. Es la tormenta perfecta en positivo, lo contrario que en Europa, donde la tormenta nos sigue inundando de pesimismo.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.