Portada

Día sin coches (¿de verdad?)

Redacción

26.09.2016 22:33h

1 min
Cuando hacía mis pinitos en periodismo me tocó informar de un conflicto entre un ayuntamiento y los comerciantes y vecinos de una calle que se iba a convertir en peatonal. Las posiciones enconadas de los apocalípticos que auguraban el fin del comercio en esa calle y los futuristas que presagiaban una mejora me recuerdan a las suscitadas en el Día sin Coches en ciudades como Barcelona. Los comerciantes han puesto el grito en el cielo y han advertido de las pérdidas que causarán las cortes de tráfico de más de 50 calles ordenados por la alcaldesa Colau en Barcelona. Esa queja me suena a viejuna y muy sobada. ¿Cómo se puede estar a favor de la movilidad sostenible en una gran ciudad sobrecontaminada y congestionada y estar en contra de las restricciones de tráfico? El problema no se resolvería ni poniendo todos los coches eléctricos, porque seguiría habiendo embotellamientos. El Día sin Coches del 2016 en Barcelona ha sido más rompedor que el de otros años en los que se trasladaba al fin de semana y se convertía en una fiesta que no molestara. Es hora de ser rompedores, experimentar y sacudir conciencias pero hay que hacerlo bien. Buscando consensos y convenciendo de que el cambio es inevitable y ofreciendo alternativas sostenibles de transporte público. Por cierto, la calle que se convirtió en peatonal en el municipio del que hablaba al principio es hoy la principal arteria comercial del pueblo.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.