Portada

El coche de Samsung

Redacción

22.11.2016 00:55h

1 min
Los guionistas del Monopoly tienen trabajo. Tienen que cambiar la explicación de Samsung, que ha pasado de ser un fabricante de smartphones a entrar de lleno en el negocio de automoción junto con Google y Apple. ¿Habrá un coche de Samsung? Qué razón tienen los viejos del lugar cuando dicen, como un lamento, que "los coches ahora son todo electrónica". Y más que lo serán. El anuncio de la compra del proveedor de software para automoción Harman por parte de Samsung por  8.000 millones de dólares sitúa al fabricante coreano de productos electrónicos en la pole de la parrilla de salida de la movilidad del futuro junto a Google y Apple. img_0131.jpg ¿Fabricante de coches o proveedor de software? Samsung ha pagado un precio generoso por Harman al pactar una mejora sobre la valoración de las acciones del 28% que demuestra el interés estratégico de la firma coreana por entrar en el viejo sector industrial. Las nuevas tecnologías de conducción autónoma y de vehículos conectados generarán un negocio de 100.000 millones de dólares en el 2025 por el que se están situando ya los gigantes de la electrónica y la informática. El coche del futuro cercano en el que trabaja Samsung tiene más relación con sus modelos de móviles Galaxy S7 o Note que con los viejos turismos. La duda después de la adquisición de Harman es si Samsung dará el paso definitivo para tener su propio coche y rivalizar así con los gigantes del automóvil. Google ya tiene sus vehículos autónomos y Apple tenía planes para seguir sus pasos. Pero en los últimos meses parece que han optado por dejar el ensamblaje de los coches para los industriales clásicos y concentrarse en el software y la electrónica, la parte de más valor añadido de los vehículos del futuro.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.