Mercado

Sed de venganza en los concesionarios

blogger-image-12918557521

blogger-image-12918557521

Redacción

02.11.2015 19:56h

1 min
 
El mercado automovilístico español se ha convertido en un mar embravecido. El lugar ideal para que los competidores de Volkswagen y Seat pongan en marcha su particular venganza por un chivatazo a la Comisión de Competencia que eximió al grupo alemán de una cuantiosa multa que sí han tenido que asumir el resto de marcas. 
En ese río revuelto, la marca Volkswagen se estancó en octubre mientras que Peugeot aprovechó la ocasión que le brindaban los apuros del fanficante alemán para superarle después de un largo dominio, aunque sea por unas 300 unidades. Aunque no se puede hablar todavía de un boicot de los consumidores por la trampa de los motores diésel, está claro que la más mínima distracción es una oportunidad para las marcas generalistas, y más si se la tenían jurada a Volkswagen.
La delación de Seat de que había intercambiado información sobre precios y descuentos con sus competidores suso un terremoto en el sector, especialmente con las marcas francesas que son claros rivales en España. De momento Renault no ha podido sevuir a Peugeot al sufrir una caída de su modelo superventas Megane, pero su socia y aliada Nissan sí ha ganado cuota de mercado. El presidente europeo de Nissan, Paul Willcox, resumía hace poco en una visita a la fábrica de Barcelona la venganza de caballeros: "No queremos hablar de la competencia pero los problemas por los que atraviesa son una ortunidad para nosotros".
La buena noticia para los consumidores es que la guerra comercial con tintes de venganza puede impulsar todavía más los descuentos en los precios de los vehículos. Y además, el fraude destapado obligará a vender motores más limpios.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.