Industria

Rajoy prepara la cumbre de Miramar

Rajoy-Auto

Rajoy-Auto

Redacción

07.05.2013 09:30h

2 min
SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE BARCELONA

A falta de modelos que sean grandes novedades mundiales, el Salón del Automóvil de Barcelona que está a punto de comenzar llenará los vacíos con reuniones sectoriales. Uno de los principales focos de interés será la cumbre del hotel Miramar, una reunión con directivos del sector convocada por el gabinete de Mariano Rajoy.

El hotel de lujo situado en la montaña de Montjuïc, justo por encima del recinto ferial de la plaza Espanya de Barcelona, acogerá una comida con unos 50 comensales a los que Rajoy ha enviado una carta de su gabinete para convocarles. Entre ellos estará el presidente de la Generalitat, Artur Mas -con el consiguiente morbo político por el pulso soberanista-, representantes de las principales asociaciones empresariales del sector, directivos de las filiales españolas de los fabricantes de automóviles y de los sindicatos CCOO y UGT.


De la lista ya se han caído varios invitados como consecuencia del complicado clima político y económico. Los secretarios generales de CCOO y UGT de Catalunya, Joan Carles Gallego y Josep Maria Álvarez, ya han enviado sendas cartas a Rajoy excusando su presencia en el almuerzo al considerar que "no es el marco apropiado de diálogo". Han optado por no prestarse a la foto fácil y enviar en su lugar a los responsables sectoriales de industria.


Rajoy en la cumbre del automóvil de 2012. LA MONCLOA
El presidente de la Asociación de Fabricantes (Anfac) y máximo directivo de Ford en España, José Manuel Machado, y el vicepresidente ejecutivo de la entidad, Mario Armero, irán a la cumbre de Miramar con la lista de peticiones pendientes. Después del anuncio de inversiones en nuevos modelos que se producirán en España que suman unos 3.000 millones, Anfac confía en lograr nuevas inversiones en los próximos meses en varios proyectos más. 

Nuevas inversiones

Para asegurarlos, Armero advirtió en la presentación del salón que España "no puede caer en la autocomplacencia y ahora hay una nueva oportunidad para adoptar las medidas necesarias para impulsar nuevas inversiones". En la lista que trasladarán a Rajoy se encuentra una revisión de la fiscalidad para incentivar la compra, más allá de ayudas concretas como las del plan PIVE.

A diferencia del encuentro de la automoción celebrado en junio de 2012 en la Moncloa, la cumbre de Miramar será más doméstica. Hace un año acudieron a la cita los máximos directivos de marcas como Fiat, Mercedes, PSA, Porsche y Daf como representantes de la Asociación Europea de Fabricantes (Acea). 

La cumbre de Miramar llegará en un momento dulce para el sector en el que Rajoy intenta cosechar los frutos de los acuerdos laborales firmados en varias fábricas impulsados por la presión de la crisis y la reforma laboral y aderezados por los fondos destinados al PIVE y como ayudas y créditos a las marcas.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.