Industria

La planta de motores de Ford de Almussafes suprime el ERTE al esquivar los aranceles de Trump

Ford Almussafes motores

Ford Almussafes motores

Redacción

02.07.2018 19:04h

2 min
Los casi 1.000 empleados de la factoría de motores de Ford en Almussafes (Valencia) están de enhorabuena por dos motivos. Por un lado, vuelven a trabajar al 100% todos con dos turnos de producción gracias a la finalización anticipada de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Por otro lado, están de enhorabuena porque la medida ha sido posible gracias a que han conseguido esquivar los aranceles que quiere imponer Donald Trump a los coches y componentes importados. La supresión dos semanas antes de lo previsto del ERTE en la planta de motores de Ford Almussafes evita el envío al desempleo de forma rotatoria de 380 trabajadores debido al recorte de la producción hasta dejarla con un solo turno. Desde este lunes 2 de julio, la fábrica funciona con dos turnos ante la necesidad urgente de aumentar la producción y debido a la imposibilidad de planificar las vacaciones de la plantilla durante un periodo más largo.
  • Los motores que producirá Almussafes se destinarán a fabricar el Ford Edge en Canadá

Pero la plantilla beneficiada por la situación ha sido agraciada con una carambola en plena guerra comercial iniciada por Donald Trump. Cuando todo apunta a que Estados Unidos impondrá aranceles a los coches y componentes importados de otros países, incluida España, la producción adicional de la planta valenciana se destinará a la factoría de Ford en Oakville, situada en Canadá. El Gobierno canadiense y la Unión Europea mantienen una buena relación aduanera y de hecho se han aliado, junto con China, México y otros países afectados para plantar cara a las medidas proteccionistas de Trump. Por tanto, los motores fabricados en Valencia y con destino a la producción del modelo Ford Edge en Oakville no sufrirán la imposición de aranceles. Sin embargo, sí tendrán que pagar nuevos impuestos aduaneros los coches del modelo Edge fabricados en Canadá y vendidos en EEUU a partir del momento en el que entren en vigor los aranceles. La factoría de Ford en Oakville recibió una inversión en los últimos años de 1.200 millones de dólares compartida con otras plantas con el fin de preparar las instalaciones para producir el SUV Edge destinado a 100 países, según anunció Ford.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.