Industria

Guía para cazar los nuevos empleos mileuristas del automóvil

Varios jóvenes en la escuela de aprendices de Seat

Varios jóvenes en la escuela de aprendices de Seat

Redacción

30.06.2014 06:00h

4 min

En el último año se han creado en España 12.800 empleos en fábricas de coches y componentes y concesionarios. Todos tienen un denominador común: tienen sueldos que se mueven en una media que ronda los 1.000 euros brutos mensuales y a pesar de ello atraen a miles de candidatos a cubrir las vacantes. Aquí tenéis una guía para no perderse en el yacimiento de empleos del sector de la automoción.


Doble escala salarial. Los 12.800 empleos creados en la industria y el comercio de automóviles son fruto de los acuerdos laborales de reducción de costes firmados en todas las factorías. El esquema reproducido con algunas variantes en cada planta o multinacional consiste en aplicar de hecho una doble escala salarial que en algunos casos se van aproximando hasta equipararse con las condiciones de la plantilla contratada con anterioridad, los sueldos de acceso van desde los casi 1.000 euros brutos mensuales de Seat a niveles que rondan los 1.400 euros como en el caso de Ford. La diferencia inicial entre los nuevos y los viejos empleados puede rozar el 40% como en el caso de Nissan en Barcelona.

Más jornada y flexibilidad. Los acuerdos firmados en la mayoría de las factorías prevén un aumento de la jornada efectiva con la reducción de pausas, así como un incremento de la jornada máxima al posibilitar trabajar más fines de semana y con mayor capacidad de organización por parte de la dirección de la compañía. 

2,4 empleos por cada millón invertido. La creación de empleo en el automóvil es la cosecha de la siembra de inversiones de los meses y años anteriores: 4.500 millones de momento en las fábricas de coches y más de 600 millones en la red de distribución a través de los planes PIVE. La proporción es de unos 2,4 puestos de trabajo por cada millón invertido. La cosecha está sólo a medias puesto que hay varios procesos de contratación en marcha o a la vuelta de la esquina.
Renault Valladolid: 450 empleos. La planta de Valladolid, que hace unos años estaba sentenciada a morir, acaba de anunciar que en octubre creará el tercer turno de producción del SUV Captur, lo que creará 450 vacantes. Los nuevos contratados tendrán garantizado un periodo de permanencia de un año como mínimo. 

Peugeot-Citroën Madrid: 200 empleos. La producción del nuevo SUV Citroën Cactus en la factoría madrileña de Villaverde asegura unos 2.000 puestos de trabajo que estaban amenazados y generará 200 contrataciones.

Ford Almussafes: más de 1.000 empleos. La renovación de la gama de modelos que se fabricarán en la fábrica valenciana de Ford, que se trasvasarán desde la planta de Bélgica, creará más de 1.000 empleos hasta 2015. En el último proceso de contratación, la planta ha incorporado a unos 400 empleados para los que exigía inicialmente el grado de FP II y luego bajó a FP I. 


Nissan Barcelona: 1.000 empleos. Los tres modelos nuevos que Nissan fabricará en Barcelona hasta 2015 crearán unos 1.000 puestos de trabajo. El primer modelo en entrar en la línea de montaje ha sido la furgoneta eléctrica e-NV200 pero quedan los vehículos con más producción: el turismo Pulsar y la pick up One Tone. 

Seat: 60 plazas de FP dual. El centro de aprendices de Seat pondrá en marcha en el próximo curso 2015-2015 una nueva promoción de un grado de FP con la mitad del tiempo dedicado a prácticas con una remuneración entre 430 euros mensuales y más de 500. La empresa ha recibido unas 900 solicitudes para esas 60 plazas. El objetivo es seguir los pasos de los 45 alumnos de la primera promoción que acaba de contratar seat.


ETT: crece la demanda. Los últimos convenios colectivos han suavizado algo las restricciones que existían en relación con la utilización de las empresas de trabajo temporal (ETT), que se están convirtiendo en una puerta de entrada. El último ejemplo lo tenemos en Seat, que ha contratado a 450 empleados a través de una ETT para hacer frente a un semiturno nuevo. 

Lucha contra la tradición familiar. Aunque no se trata de una norma escrita, en las fábricas existe una tradición que consiste en que los empleos pasan de una generación a otra. Es habitual que en la misma planta trabajen padres e hijos que siguen la estela de los abuelos. Por tanto, los aspirantes sin relación familiar con la plantilla de la factoría a la que quieren entrar tendrán que luchar contra un muro invisible, aunque sobre el papel sólo cuenta el perfil individual.

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.