Tendencias

¿Qué le pasa a un coche de fibra de carbono cuando choca?

Polestar, del grupo Volvo, somete a un 'crash test' su modelo eléctrico

Prueba de choque del Polestar 1, eléctrico de fibra de carbono de Volvo.

Redacción Coche Global

02.11.2018 08:54h

1 min

¿Es seguro un coche fabricado con fibra de carbono en lugar de acero? ¿Cómo responde en una prueba de choque? Polestar, la marca de cohes eléctricos de Volvo, ha llevado a cabo un 'crash test' para intentar responder a estas preguntas antes de lanzar al mercado su primer modelo, el Polestar 1.

"Estábamos muy entusiasmados con esta prueba de choque. La primera prueba de choque del Polestar 1 ha sido como explorar lo desconocido", afirma Thomas Ingenlath, consejero delegado de Polestar. “Teníamos que saber que las ideas y los cálculos que se utilizaron para construir este automóvil eran correctos, y así fue”.

El comportaniento de la fibra de carbono ante un golpe violento cargado de energía es muy diferente a la respuesta del acero. Un coche convencional de metal sufre una deformación gracias a la flexión del acero con el fin de reducir la energía de choque que se transmite al habitáculo en el que se encuentran los ocupantes del vehículo. 

Buena respuesta de la fibra de carbono

En cambio, las superficies de fibra de carbono se rompen y de deseintegran al someterse a la misma prueba de choque. En la colisión frontal a 56 kilómetros por hora del Polestar 1, la estructura de acero reforzado absorbió la mayor parte de la energía y el resto fue paliada por la superficie de fibra de carbono, según explica la marca. 

Después de esta primera rueba de choque, Polestar someterá su primer modelo eléctrico a otros 'crash test' para verificar que cumple los estándares de seguridad antes de su homologación.  

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.